EN | ES

Cambio y Transformación: ¿por qué no son lo mismo?

CLA Consulting: Las empresas tradicionales en Latinoamérica siguen rezagadas en términos de competencia – DF SUD

El estudio de Capacidad Adaptativa 2023 de la consultora reveló que las grandes firmas están presionadas por sus propios rivales en EEUU y España, pero también por el avance de los unicornios.

“La estabilidad tradicional ya no es la norma, y la idea de operar como siempre resulta obsoleta en estos tiempos impredecibles”. A esa conclusión llegó CLA Consulting al evaluar la capacidad adaptativa de las empresas en siete países: Argentina, Chile, Colombia, México, Perú, Estados Unidos y España.

El análisis de la consultora para este año, que derivó en la versión 2023 del reporte de Capacidad Adaptativa de las Organizaciones, reunió las percepciones de más de 3.000 directores, gerentes y ejecutivos en más de 20 industrias diferentes, y consideró 13 variables.

Y en él no solo se reafirmó la tendencia del año pasado cuando se encontró que las empresas tradicionales grandes en la región se estaban rezagadas, sino que se apuntó que actualmente “se están quedando doblemente atrasadas en términos de competencia”.

“Esa capacidad de las organizaciones para estar cambiando rápidamente y con un sentido es hoy la principal ventaja competitiva”, señaló Juan Carlos Eichholz, socio principal de CLA Consulting, en Conexión América de DFSUD.

El ejecutivo también destacó los desafíos y presiones del sector emprendedor, y apuntó que se mantienen las grandes brechas entre la percepción que tiene la alta dirección con el resto de la organización sobre las aptitudes internas, especialmente –y de forma “preocupante”- en México y Chile.

Doble presión

Entre los principales hallazgos está el hecho de que los unicornios –startups con valoraciones superiores a US$ 1.000 millones- están muy por delante de las empresas tradicionales. “¿Qué significa eso? Que aquellas empresas tradicionales grandes que están en industrias donde los unicornios tienen presencia, están tremendamente desafiadas”, dijo.

Y no es solo la presencia de ese tipo de compañías que se mueven en el retail, el sector financiero, el hotelero y el transporte. También hay gran diferencia cuando se comparan con las grandes firmas de EEUU y España, “que ya entendieron el entorno y están avanzando en su capacidad adaptativa”.

Dentro de las tradicionales grandes, el país latinoamericano con menor capacidad adaptativa es México, mientras que Colombia es el con mayor, casi a la par con Perú.

Chile -en tercer lugar- tuvo un leve avance, porque “las empresas están entendiendo que tienen que moverse cada vez más en un ambiente de una incertidumbre contenida”.

Startups y unicornios

Ahora bien, las también llamadas empresas emergentes –que son ágiles por naturaleza-, no están exentas de presiones.

Según Eichholz, las de tamaño mediano (que no son unicornios todavía) han “empezado a perder capacidad adaptativa en relación con las más pequeñas”. Es decir, que las de menor tamaño tienen más probabilidades de ser unicornio que una startup típica de la región.

Y lamentó que ello se traduzca en que la industria empezará a ver “más startups latinoamericanas muriendo que la cantidad de norteamericanas y españolas”.

Analizando el sector por mercados, los unicornios en México, Argentina, EEUU y España están mucho más avanzados respecto de sus pares en Colombia, Chile y Perú.

CLA Consulting también vio los tipos de industrias y su comportamiento frente a los cambios. En esto destacó la industria de desarrollo tecnológico, seguida de las asesorías y servicios, «que también es explicable porque son organizaciones básicamente fundadas en el capital humano». 

Luego aparece la banca de manera prácticamente transversal en todos los mercados, considerando el impacto que tiene el sector fintech, «que está fuertemente impulsando el desarrollo de capacidad adaptativa  y forzando a los bancos tradicionales a moverse en ese sentido».

Siguen las brechas

En medio de todo este análisis, Eichholz apuntó que este año se mantiene también la desigualdad en la capacidad adaptativa dentro de las empresas entre los cargos directivos y ejecutivos. Los primeros suelen tener una mirada de la organización más positiva y, posiblemente, más alejada de la realidad.

Y llamó la atencion de que la diferencia de percepción es mucho menor en el caso español, con solo 2,4 puntos. Le sigue Estados Unidos y luego se encuentra Latinoamérica.

«Lograr cerrar esta diferencia debería ser un objetivo central para las organizaciones en estos lugares, pues permitiría avanzar en el alineamiento organizacional necesario para movilizar cambios», detalló el reporte.

Y el ejecutivo sumó que en México y Chile la situación es «preocupante».  

«En México el empoderamiento es bajísimo, pues en empresas tradicionales grandes existe esta cosa muy jerárquica, muy de respeto y temor a las autoridades, muy de tratar de agradar permanentemente y ganarse la plata agradando en lugar de venir con ideas diferentes», explicó.

«Por lo tanto, reafirma que es difícil que las empresas tradicionales grandes en México evolucionen más a no ser que realmente haya una toma de conciencia radical de que lo que realmente está ocurriendo», dijo.

En el caso de Chile, señaló que lo visto el año pasado, con gran brecha entre ejecutivos y el resto de la organización, se ha ampliado en esta ocasión. «Aumentó un poco la capacidad adaptativa de las organizaciones, pero esa brecha no disminuyó y creemos que si un país como Chile quiere definitivamente darse un salto en capacidad adaptativa a nivel de organizaciones tradicionales, ese aspecto particular tiene que mejorarse porque están viviendo dos realidades diferentes», recomendó.

En Argentina la situación es distinta, por la propia conformación de la sociedad más empoderada, aunque ello conlleva a que «ese individualismo no ayude a la capacidad adaptativa».