EN | ES

La (des)confianza de los directorios – Diario Financiero

¿Cómo se está aplicando la Ley de Inclusión Laboral en Chile? – Diario Financiero

A pesar de los avances en los niveles de concientización y en la implementación de medidas concretas para promover la inclusión dentro de las empresas y organizaciones, los expertos aseguran que la falta de información sobre las condiciones de incorporación sigue siendo un desafío. POR ANDREA CAMPILLAY

Hace seis años entró en vigencia la Ley N° 21.015, la cual -con el objetivo de incentivar la inclusión en el mundo laboral-, establece que todas las empresas públicas y privadas que cuenten con 100 o más trabajadores deben reservar el 1% de sus empleos para personas en situación de discapacidad.

Según datos de la Dirección del Trabajo, en enero del año pasado, 3.609 empresas realizaron la comunicación electrónica mediante la cual se reporta el cumplimiento de esta normativa, lo cual supone un crecimiento en comparación a enero de 2022, cuando las empresas reportadas fueron 2.426. “Creemos que hoy las organizaciones entienden la importancia de incorporar estos enfoques y estándares, y que la implementación de estas medidas es de largo aliento”, señala Marisol Aguayo, directora de Talent Solutions Right Management, una marca de ManpowerGroup Chile, añadiendo que se están realizando grandes esfuerzos a nivel estructural, cultural y financiero para implementar, cuanto antes, los cambios requeridos.

Desde el equipo de la fundación Miradas Compartidas aseguran que este compromiso se refleja, por ejemplo, en el aumento del número de partners de la organización, que pasó de cinco a más de 70 empresas en la actualidad. Además, destacan que han identificado un aumento en la cantidad de personas con discapacidad interesadas en ingresar al mundo laboral, “lo que se debe también al panorama y condiciones que se han ido abriendo para este colectivo”.

En este contexto, desde la entrada en vigencia de la Ley de Inclusión Laboral hasta diciembre de 2023 se registraron 134.287 contratos bajo la normativa, de los cuales un 43% se mantiene vigente y un 57% ha finalizado, según señala el último boletín sobre estadísticas de la Ley N° 21.015 de la Fundación ConTrabajo.

“Tenemos colaboradores con discapacidad que se desempeñan en el área legal y de project management, y estamos constantemente buscando la manera de mejorar nuestro lugar de trabajo para atraer más talento con discapacidad, ya sea desde nuestra infraestructura, asignación de tareas o adaptación de nuestros equipos para recibir a personas con discapacidad”, complementa Carolina Lathrop, People & Culture Head de Roche Chile, sobre su experiencia con la implementación de la norma.

En ese sentido, Aguayo resalta el rol estratégico de los gestores de inclusión, cuyo trabajo es fundamental en la planificación y ejecución de acciones concretas que promueven una cultura organizacional inclusiva. “Actualmente tenemos a dos colaboradores que se encuentran certificadas como gestoras de inclusión y hay dos más en proceso de certificación”, detalla Carolina González, directora de Personas y Cultura de Southbridge Seguros, sobre su experiencia, y añade que contar con gestores facilita significativamente el cumplimiento. Además, la compañía cuenta con una alianza con Best Buddies Chile con el objetivo de ir más allá del 1% estipulado por la ley, teniendo como meta un 3% para el próximo año.

Desafíos

Pese a los avances culturales sobre la importancia de la gestión de la inclusión en el mundo laboral, los expertos aseguran que aún quedan desafíos pendientes, como por ejemplo la falta de “información actualizada de estudios que permitan evidenciar la situación actual del país en cuanto a la inclusión laboral”, señalan desde el equipo de Miradas Compartidas, a lo que se suma la persistencia de desigualdades en torno al género y las oportunidades de empleos inclusivos, las que generalmente están centralizadas en la Región Metropolitana.

De igual manera, Marcela Ferrari, consultora asociada de Adapsys (ex CLA Consulting), afirma que “las empresas declaran que es difícil reclutar y seleccionar postulantes en situación de discapacidad que cuenten con las competencias necesarias para las posiciones requeridas”, lo que a su juicio abre el debate sobre el acceso de personas con discapacidad a educación y formación para ciertas posiciones.

La ejecutiva destaca que, según los resultados del estudio “Impulsando la Diversidad: el valor
de la diversidad en las organizaciones”, la disposición de las personas a trabajar con pares que tengan alguna discapacidad es mayor en industrias de tecnología, ONGs, agroindustria y alimentación, servicios públicos, asesorías y servicios y retail, mientras disminuye significativamente en personas que trabajan en minería, energía y construcción por la naturaleza de los trabajos donde el cuerpo cumple un papel fundamental. Por esto, Aguayo comenta que en general, en las empresas de estos rubros “se busca cumplir con la cuota del 1% reservando cargos vacantes en trabajo de oficina, en el edificio corporativo, mas no en la obra en terreno”.