EN | ES

Jensen Hung: el hombre detrás de Nvidia – Diario Financiero

Las brechas y desafíos de las empresas en Colombia, Chile y Perú para adaptarse a los grandes cambios – Diario Financiero

Un estudio de CLA Consulting encontró que las grandes empresas de los tres países se están quedando atrás en tiempos de recuperación pospandemia, mientras que las startups aún deben trabajar en su propia agilidad para crecer y llegar a ser unicornios. Además, existe una gran brecha entre la percepción sobre el tema que tienen los directivos de las firmas y sus subordinados.

¿Cuántos países y cuantas organizaciones de América Latina están suficientemente preparadas para lo que la economía digital está exigiendo con cada vez mayor intensidad?


Esa es la pregunta que se hizo CLA Consulting para evaluar la capacidad de adaptación que tienen las organizaciones en Chile, Perú y Colombia, considerando la velocidad de las transformaciones producto de la pandemia, pero también de los cambios sociales y políticos que se han dado recientemente en la región.


Con el análisis a más de 1.000 empresas, considerando 13 variables, la consultora internacional encontró, por ejemplo, que las empresas tradicionales grandes se están quedando atrás y no han seguido aprovechando el impulso de la pandemia para aumentar más su capacidad adaptativa; mientras que las startups –que son por naturaleza mucho más ágiles- aún deben trabajar en esta materia, especialmente cuando empiezan a crecer y aspiran a ser unicornios.
También halló que hay grandes brechas entre la percepción que tiene la alta dirección con el resto de la organización sobre las aptitudes de las empresas y que hay factores en la economía digital que se deben reforzar en los tres países: más experimentación, más autonomía y más foco en el cliente.


“Toda organización está llamada a incrementar su capacidad adaptativa y eso frente a aquellas empresas dentro de la industria en la que está, con las cuales se compara y frente a las cuales debería ser más competitiva”, contó Juan Carlos Eichholz, socio principal de CLA Consulting en el espacio Conexión América de DFSUD.com.

Y agregó: “Tener esa capacidad de adaptarse se traduce en una muy importante ventaja competitiva hoy día en el mundo organizacional”.

Panorama regional

Si bien los patrones en las tres naciones analizadas son similares en cuanto al tipo de empresa más propensa a adaptarse a los cambios, el estudio encontró que hay una brecha importante entre cómo los directorios y los gerentes generales ven la capacidad adaptativa en relación a cómo lo ven los ejecutivos más abajo en la estructura corporativa.


“Eso ocurre en los tres países; los directores y gerentes generales tienen una percepción más positiva sobre las capacidades, respecto de quienes están más abajo. Esto es parecido a la desconexión que se ve a nivel de sociedad en nuestros países latinoamericanos”, dijo el también profesor de la Escuela de Negocios de la Universidad Adolfo Ibáñez.
Según contó, esa diferencia es más visible en Chile, seguida de Perú y luego de Colombia. “La brecha entre startups y empresas tradicionales grandes en Chile es la más grande considerando los tres países, en parte explicado por el éxito que tienen estas últimas en el país”, explicó.


Y es que las startups chilenas tienen mayor agilidad para los cambios, mientras que las grandes organizaciones son las menos capaces, cuando se compara con los pares de la región.


En ese sentido, Eichholz estimó que las corporaciones de gran tamaño –más de 200 personas- “tienen el desafío enorme de aumentar su capacidad adaptativa y reconocer porqué tienen que ir cambiando”.


Como ejemplo, señaló: “Siendo un banco, en vez de estar peleando contra las fintech permanentemente, estaría pensando en cómo logro generar alianzas con las fintech. Cómo logró traer su ADN a mi organización. Y no por la vía de la compra. Sino de alianzas. Ese es un gran desafío, porque tienden a querer tenerlo todo bajo control y ser dueñas de todo”.

Casos por industrias

En el análisis, CLA Consulting también vio los tipos de industrias y su comportamiento frente a los cambios. En esto destacó la industria tecnológica, la de la publicidad y la televisión, y el rubro del entretenimiento, que “están desafiando muchos de los paradigmas”.

“Las telecomunicaciones, por ejemplo, tienen más capacidad adaptativa que la industria minera, pero las asesorías y servicios están por sobre las telecomunicaciones. En tanto, todo lo que es la administración del Estado está a la retaguardia; algo muy esperable porque son organizaciones más burocráticas”, detalló.

Considerando los países, el experto destacó “la muy buena capacidad adaptativa que tiene la industria de seguros en Perú respecto de su par en Chile y en Colombia”.

También –dijo- ocurre con la minería en Chile que tiene más agilidad que la de Perú y Colombia, lo que está explicado por el mayor desarrollo de la industria local.

La clave: el liderazgo

En medio de todo este análisis, Eicholz apuntó que “la contracara de la capacidad adaptativa es el liderazgo (…) que es bastante distinto al tradicional, basado en la creencia de que existe un líder, además típicamente hombre, que tiene algún grado de poder, carisma, competencias especiales que le permiten hacerse cargo, resolver los problemas”.

A su juicio, hoy se requieren figuras que desafíen el statu quo y los equilibrios, sin la necesidad de empezar de cero en empresas nuevas, sino de darle a las grandes corporaciones la opción de implementar cambios sobre las bases constituidas.